Connect with us

Opinion

Nada es coincidencia en la política, mucho menos en Chihuahua

Published

on

Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., a 13 de noviembre del 2021.- Los movimientos al interior del Poder Judicial no solamente son coincidentes con la extradición del exgobernador César Duarte Jáquez a México como lo aseguró el coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso del Estado, Cuauhtémoc Estrada Sotelo.

Sobraba ver simplemente la manera en la cual “por motivos” personales los magistrados del Poder Judicial encabezados por su presidente, Pablo Hernández Villalobos se apresuraron a renunciar.

Pero más aún durante la sesión del Pleno para nombrar al nuevo presidente del STJ, los rostros descompuestos de “algunos” magistrados, sin excepción el de Pablo Hernández Villalobos era más que evidente que ni el cubrebocas podía ocultar, “pues si las miradas hablaran…”

Advertisement

El tema es que no es coincidencia que, magistrados que tuvieron en sus manos, los procesos encabezados por la “Operación Justicia para Chihuahua”, misma que en estos momentos de acuerdo con Estrada Sotelo debería de ser procesada no por el Poder Judicial del Estado, sino por la Federación para que partiendo de ella, la objetividad en la impartición de justicia no deje en duda los delitos de los que fueron víctimas los chihuahuenses y que a su vez, sí existen personas inocentes puedan defenderse de manera objetiva, dejando atrás la «persecución política».

Y es que quizás muchos sintieron “alivio” cuando Javier Corral Jurado dejó el cargo de gobernador de Chihuahua, pues la “persecución política” de la que tanto hablaban y pregonaban los “duartistas” ser víctimas había concluido, muchos salieron a festejar, selfies, redes sociales, en fin el ambiente se torno esperanzador para muchos que fueron favorecidos con el gran corazón del ballezano.

No obstante, las carpetas de investigación existen y podrían “salpicar” a uno que otro “santo y salvo” de la política chihuahuense y por que no del ámbito nacional, pues César Duarte fue un hombre con “miel” en los labios y que, en sus palabras traducidas en discursos tuvo el tino de embellecer la política a niveles antes insospechados.

Por ese y muchos motivos, el involucramiento de actores políticos, empresariales, sociales y hasta religiosos lejos de estar celebrando deberían de ponerse a orar, pues aunque se diga que el exgobernador podría interponer recursos para no ser extraditado a México, la verdad no se tapa con los dedos y se encuentra ahí a la vista de todos.

Advertisement
Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo mas visto